viernes, 29 de julio de 2016

Milanovic: Globalización y Desigualdad

Recientemente el economista Branko Milanovic (entrevista aquí; twitter aquí) ha publicado un excelente libro titulado Global Inequality: A new approach for the Age of Globalization donde estudia el impacto de la globablización en la desigualdad a partir de las encuestas de presupuestos familiares de veinte países entre 1988 y 2008. En España el INE proporciona información sobre las encuestas de presupuestos familiares y sobre las encuestas de condiciones de vida; para la UE, la información está accesible en Eurostat; y para los países de la OCDE se puede consultar el Better Life Index. En principio, la globalización ha reducido de forma significativa la desigualdad y la pobreza a nivel global y, al mismo tiempo, ha mejorado el nivel de millones de personas. Piénsese, por ejemplo, en los millones de ciudadanos chinos, indios e incluso, aunque mucho más matizada esta afirmación, africanos que han visto mejorar su situación desde la década de 1980 (más detalles aquí). En este contexto, la pregunta que debe hacerse todo lector es: ¿ha perdido alguien con la globalización? Y la respuesta es sí. ¿Quiénes? Pues básicamente las clases medias y las clases medias-bajas de países avanzados como Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, EE.UU. y por seguir poniendo ejemplos la propia España (datos aquí) y/o el resto de países de la Unión Europea. En otras palabras, en estos países avanzados se ha producido en términos absolutos un estancamiento de la renta per cápita correspondiente a las clases medias que se ha traducido en términos relativos en una disminución de su renta comparada con las que perciben las clases medias-altas y las clases altas de esos propios países. El reciente premio Nobel de Economía 2016, Angus Deaton, es muy claro al respecto: "En los últimos 40 años, la cantidad de pobres se redujo a menos de mil millones. Pero esta reducción que rescató a tanta gente perjudicó a alguna gente en los países ricos".

Este deterioro de las clases medias que demuestra Milanovic, lo explica de forma muy sencilla Luis Garicano. Fijémonos en el gráfico de la derecha. En dicho gráfico se ordena a la población mundial de menores ingresos a mayores ingresos por percentiles.  Al mismo tiempo, se señala el cambio experimentado en los ingresos reales de ese percentil. En este sentido, se puede apreciar que el 2% más pobre del mundo experimentó un aumento de ingresos cercano al 22%. Por su parte, la clase media global -las personas situadas en el punto 50 de la distribución- vieron aumentados sus ingresos alrededor de un 70% en un periodo de 20 años. Las personas alrededor del punto A, que en su mayoría son las nuevas clases medias chinas e indias, han experimentado grandes mejoras económicas en apenas veinte años. En el caso chino, justo desde que abandonaron las políticas de Mao Zedong: entre 1988 y 2008 el PIB per cápita real chino se multiplicó por 5. 

Si nos fijamos en las personas con mayores ingresos del planeta -el 1% más alto (ingresos per cápita superiores a los 4,000 dólares mensuales) y que generalmente se identifican con las personas que habitan en los países occidentales- también han visto mejorada su situación: han experimentado un crecimiento por encima del 60%.

Vayamos ahora con las personas que han perdido con la globalización (punto B del gráfico). El percentil 80 de la distribución global recoge a la denominada clase “media alta global” y estaría conformado sustancialmente por las clases medias y bajas que viven en los países avanzados (Unión Europea, EEUU, Canadá, Australia y Japón, fundamentalmente): algunas profesiones liberales (por ejemplo, abogados, economistas, periodistas y en general todo aquel que haya apostado por carreras humanísticas) en mercados pequeños y/o con mucha competencia, profesores no universitarios, algunos funcionarios públicos, autónomos con un pequeño comercio, obreros industriales cualificados, trabajadores en el sector de la construcción y turismo, etc. Desafortunadamente este amplio grupo social ha visto como su nivel de vida se estancaba o se veía deteriorado. Además ahora tienen que competir con la nueva clase media procedente de los países emergentes. Dicho de otra forma, hoy en día no basta con tener estudios universitarios porque todas las personas de todo el planeta están intentando hacer lo mismo en la medida de sus posibilidades. Hay que hacerlo mejor que los demás.

lunes, 25 de julio de 2016

Entrevista a Jeremy Rifkin

Muy interesante la entrevista realizada a Rifkin en El País 25.07.16. Entresaco una parte

(...) El capitalismo todavía no sabe cómo hacer frente a esa economía colaborativa (aquí, aquí y aquí). Yo considero que es un nuevo sistema económico, como lo fueron el capitalismo y el socialismo. Está aquí para quedarse, aunque ahora parezca algo muy nebuloso. Ya hemos visto lo que ha pasado en las comunicaciones, ahora veamos qué ocurre con la energía y los transportes. La tecnología digital nos lleva a costes marginales cercanos a cero. La gente joven está produciendo y compartiendo su propia música, el coste de producir con calidad de estudio es casi cero y los jóvenes comparten el resultado casi por nada. Ocurre lo mismo con los vídeos. Los periódicos y las revistas están viviendo eso con las redes sociales. La gente contribuye a Wikipedia por nada, el conocimiento del mundo se está democratizando. Muchos pensaron que eso sólo ocurría en el mundo virtual, no en el real, pero lo que mantengo es que cuando aplicas esto al Internet de las Cosas esa diferencia desaparece. Lo estamos viendo con la energía, el transporte y la logística. Por ejemplo, en Alemania, con cuyo Gobierno trabajo desde hace décadas, la energía eólica y solar está aumentando muy rápidamente con un coste marginal cero. En 10 años será el 40% y en 2040 será el 100%. Es un progreso parecido al de los microchips en las computadoras: en los años 40 había un par de ordenadores y costaban millones de dólares, pero luego vino el chip Intel, y ahora tenemos ordenadores en los teléfonos que cuestan 25 dólares en China, más poderosos que los que se utilizaron para mandar al hombre a la luna. Aún se ignora que va a ocurrir el mismo proceso con la energía solar y eólica: en 1978, un vatio solar costaba 78 dólares, ahora cuesta 50 céntimos. Y en 18 meses costará 35 céntimos (...)

Merece la pena leerla.
Más información sobre Jeremy Rifkin, aquí.

martes, 12 de julio de 2016

¿Por qué las personas tienen miedo a las nuevas tecnologías? Innovation and its enemies (Calestous Juma)

Recomiendo el último libro de Calestous Juma, titulado Innovation and its enemies. Why People Resist New Technologies (prensa aquí). Para Juma muchas sociedades se oponen a ciertas ideas porque sean nuevas, sino porque perciben y/o presienten que van a salir perdiendo en forma de menos trabajo, menos ingreso o porque un determinado modelo de vida se extingue. En la actualidad esto es lo que está sucediendo con la agricultura transgénica, la inteligencia artificial, la edición genómica y la impresión en 3D.

En el libro se recorren más de 500 años de historia analizando con detalle el porqué en determinados momentos hubo una fuerte oposición a las nuevas tecnologías y a ideas que podían transformar el mundo. Por ejemplo, el café se prohibió en La Meca, El Cairo y Constantinopla durante más de 200 años. Cuando el café se asentó en el Imperio Otomano y dio el salto a Europa,  gran parte de los reyes europeos decretaron el cierre de los "clubes del café" que solían proliferar en las universidades. En las ciudades estado italianas, se prohibió por medio a que dañase las exportaciones del vino. Hubo que esperar a que el papa Clemente VIII defendiese el uso del café en torno al año 1600 (más detalles aquí). En pleno siglo XX, el lobby de la industria láctea estadounidense se opuso firmemente al uso de la margarina (algunos detalles aquí). En plena II Guerra Mundial (1942), el sindicato de músicos más importante de los EEUU prohibió a sus afiliados hacer discos y llamó a todos sus miembros a una huelga contra la industria discográfica. ¿Por qué? Estimaban que la grabación de canciones en discos de vinilo acabaría con la música en directo. Qué pensarían del auge de Spotify (aquí y aquí) en pleno siglo XXI. O cambiando radicalmente de tema habría que preguntarse por qué los tractores en la agricultura, los frigoríficos, las vacunas o la imprenta en el mundo musulmán fueron objeto de críticas sin razones aparentes.

martes, 21 de junio de 2016

España año 2050: envejecimiento demográfico, aumento gastos sociales y baja productividad


Original en Expansión mayo 2016
Muy interesante el informe “Global Aging 2016: 58 Shades of Gray” realizado por Marko Mrsnik para la agencia de calificación de S&P Global Ratings. En dicho informe se estima que -debido al crecimiento de la esperanza de vida y por consiguiente el gasto en personas dependientes y pensiones- el promedio de deuda pública sobre el PIB aumentará en las economías avanzadas desde el 49% (año 2020) hasta el 131% (año 2050). En los países en desarrollo se incrementará del 42% al 136% (noticia de prensa aquí, aquí y aquí).

Los datos relativos a España son altamente reveladores. Como es bien sabido España tiene un problema demográfico muy importante a largo plazo: envejecimiento, baja natalidad y despoblación del interior. España tiene una de las esperanzas de vida más elevadas del mundo: 80 años para los hombres y 85 para las mujeres. Las últimas estimaciones demográficas de Naciones Unidas señalan que en 2030 habrá 15,36 millones de españoles mayores de 60 años frente a los 11,24 millones que existen en 2015. Más datos. El número de personas mayores de 65 años en relación con la población activa (entre 15 y 64 años) supuso el 26,8% a finales de 2015. Esta proporción se incrementará hasta el 62,3% en 2050: esto implica que dentro de 35 años, por cada 10 personas en edad de trabajar habrá seis pensionistas (pp. 25-26 del informe). Esta cifra es inferior a la de Japón (71%), similar a las de Grecia y Portugal (ambas en torno al 64%) y superior a las de Alemania (57%), Italia (53%), Francia (44%), Reino Unido (41%) y EEUU (37%).

Original El País
Al mismo tiempo, según señala el Banco de España, la tasa de crecimiento potencial de la economía española se reducirá a medio plazo: del 3% en el periodo 2001-08 al 1.2% en el periodo 2020-25. Resumiendo. En definitiva, en las próximas décadas España se enfrenta a un importante envejecimiento demográfico, a un menor crecimiento económico y a un aumento creciente de los gastos sociales (pensiones, salud y dependencia). Todos estos factores redundarán negativamente en la evolución de la deuda pública a largo plazo de la economía española. Además estas perspectivas pueden provocar que el resto del mundo deje de comprar deuda pública española y por consiguiente se reduzca su rating a BBB (el siguiente grado sería el especulativo, detalles aquí y aquí). ¿Cómo se podría revertir la situación? Con un incremento de la productividad de la economía española. Sin embargo, éste es el verdadero talón de la economía española (aquí, aquí, aquí y aquí). La baja productividad de la economía española es un problema endémico. No bastan políticas que incentiven la I+D+i en las empresas privadas. Las empresas privadas tienen que apostar por ser más competitivas, aumentar su tamaño medio y apostar por sectores nuevos. Un último problema adicional. Absolutamente todos los países van a hacer (están haciendo) lo mismo. Así que no basta con invertir en investigación y desarrollo y ser más productivo, hay que hacerlo mejor que muchos otros países.

lunes, 20 de junio de 2016

From Spain, United Kingdom stay with us... stay with European Union

Especial THE ECONOMIST
Este jueves 23 de junio los británicos acudirán a las urnas para decidir si el Reino Unido sigue o no sigue dentro de la Unión Europea. En sus papeletas deberán marcar el IN o el OUT. Las encuestas pronostican un resultado muy ajustado entre los partidarios del Remain y los del Brexit. Ojalá sigan dentro de la Unión Europea. La Europa del siglo XXI no puede entenderse sin el Reino Unido: ingleses, galeses, escoceses y norirlandeses han sido, son y serán parte de la historia europea.
Recomiendo la amplia cobertura realizada por The Economist, otro especial interactivo titulado The Great Gamble (archivo en pdf aquí) y un video realizado por rtve, Reino Unido: In or Out.

domingo, 12 de junio de 2016

Recomendación: Martin Ravallion, sobre pobreza y desigualdad

Enlace aquí
Las aportaciones del economista australiano Martin Ravallion para entender el impacto de la desigualdad y la pobreza en el largo plazo han sido decisivas. En 1972 el historiador económico Max Hartwell escribió que "la Economía consiste esencialmente en el estudio de la pobreza". A esta idea ha dedicado su vida profesional y académica Ravallion. Sirvan a modo de ejemplo las siguientes palabras: "El desafío está en la desigualdad, no todo el mundo ve que la brecha es demasiado grande. Aunque aumenta el número de políticos que se da cuenta de que el elevado índice de desigualdad está destruyendo oportunidades económicas, que ven que la clase media se queda atrás y que no reducimos los índices de pobreza; sobre esto no hay todavía un consenso. La palabra desigualdad sigue dando miedo, mientras que pobreza no. Una de las cosas que se pueden hacer es desmontar el término y sacar a la luz aspectos específicos en materia de educación y salud. Si decimos que la diferencia en la esperanza de vida entre ricos y pobres en EE UU es de 15 años, la desigualdad queda retratada en términos que van más allá de riqueza o dinero. Quizá esto ayude a que el término asuste menos. El otro gran reto es la pobreza relativa. En un periodo de 10 a 40 años podemos haber erradicado la pobreza extrema en casi todo el mundo y eso es algo fantástico, porque es el peor tipo de pobreza. Pero seguirá habiendo pobres y la desigualdad continuará siendo un grandísimo problema" (entrevista completa aquí). Asimismo este año ha recibido el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cooperación al Desarrollo (videoas aquí y aquí). En suma, muy recomendable.

martes, 31 de mayo de 2016

Mayo de 2016: en España 1 de cada 5 jóvenes ni estudia ni trabaja

Niños escalando montañas para ir a la escuela, The Guardian
En la aldea china de Atuler, niños de edades comprendidas entre 6 y 15 años deben trepar por una vieja escalera de madera para superar una peligrosa pared montañosa escarpada de 800 metros con el único fin de poder asistir diariamente a la escuela. Acompañados de sus inseparables mochilas tardan unas 2 horas en llegar a sus centros escolares (más detalles aquí; video aquí).

Mientras tanto en España, uno de cada cinco jóvenes ni estudia ni trabaja (más detalles aquí, aquí y aquí). En concreto, el 19.4% de los jóvenes españoles que tienen edades comprendidas entre 15 y 29 años no realiza ninguna actividad académica ni profesional. En términos estadísticos, los denominados coloquialmente ninis son personas que durante la semana de referencia no han tenido un trabajo por cuenta ajena o ejercido una actividad por cuenta propia y además no han realizado ningún tipo de formación en las cuatro semanas previas a la realización de la encuesta. Estos datos pueden consultarse en la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre de 2015 (más detalles en el Ministerio de Educación). 

En el entorno de la Unión Europea (en EEUU el porcentaje de "ninis" o "desconectados" alcanza los tres millones de jóvenes comprendidos entre 16 y 24 años, lo cual supone el 7.6%), España supera con creces la media europea en casi cinco puntos (14.8% en 2015). Por encima de España únicamente están Italia (25.7%), Grecia (24.1%), Bulgaria (22.2%), Rumanía (20.9%) y Croacia (20.1%). En el lado positivo (menor porcentaje de ninis) se sitúan Suecia (7.4%), Luxemburgo (7.6%), Dinamarca (7.7%), Alemania (8.5%) y Austria (8.7%). Dentro de España, no existen grandes diferencias por sexo ya que las chicas que ni estudian ni trabajan se sitúan en torno al 19.7%; apenas un 0.5% más que los ninis varones (19.2%). Donde sí se revelan grandes diferencias es atendiendo al grado de estudios y al origen geográfico de los ninis. En el primer caso, los ninis que han completado la educación superior u obligatoria llegan hasta el 28.9%; casi el doble, de aquellos que no han terminado 3º o 4º de la ESO cuyo porcentaje se reduce al 14.6%. Por comunidades autónomas (las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla estarían en otra “competición” con el 34.4% de ninis), el pódium está copado por Canarias (24,2%), Andalucía (24,1%) y Extremadura (23,3%). A continuación se sitúan Murcia (22.5%), Castilla-La Mancha (22.4%). Baleares (19.6%), Valencia (18.6%) Cataluña (18.4%), Asturias (17.8%), La Rioja (17.6%), Aragón (16.6%), Galicia (16.4%) y Madrid (16%). Las únicas comunidades que presentan un resultado acorde con el nivel medio europeo son Castilla y León (15.4%), Cantabria (14.7%), País Vasco (12.8%) y Navarra (12.3%).

Al mismo tiempo, los téoricos españoles de la educación discuten sobre cómo la educación puede cohesionar y hacer progresar la sociedad, sobre cómo los pedagogos han destruido la enseñanza o sobre cómo se debe formar a un profesorado de elite (aquí y aquí) en una sociedad cada vez más influenciada por los cambios tecnológicos (más detalles aquí, aquí, aquí y aquí).

En cuanto a nuestros políticos, de derecha a izquierda (de izquierda a derecha), viejos y nuevos (nuevos y viejos) ni están ni se les espera. Algunos estudiantes chinos escalan diariamente casi mil metros para poder educarse, aquí... Prefiero callarme, que cada uno rellene los puntos suspensivos.
Uno de cada cinco jóvenes ni estudia ni trabaja. Según datos del Gobierno relativos al año 2015, el 19,4% de los españoles entre 15 y 29 años no realiza ninguna actividad académica ni profesional.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2756750/0/ninis-estuda-trabaja-jovenes-espanoles/#xtor=AD-15&xts=467263
Uno de cada cinco jóvenes ni estudia ni trabaja. Según datos del Gobierno relativos al año 2015, el 19,4% de los españoles entre 15 y 29 años no realiza ninguna actividad académica ni profesional.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2756750/0/ninis-estuda-trabaja-jovenes-espanoles/#xtor=AD-15&xts=467263
Uno de cada cinco jóvenes ni estudia ni trabaja. Según datos del Gobierno relativos al año 2015, el 19,4% de los españoles entre 15 y 29 años no realiza ninguna actividad académica ni profesional.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2756750/0/ninis-estuda-trabaja-jovenes-espanoles/#xtor=AD-15&xts=46726

jueves, 12 de mayo de 2016

Recomendación: La violación de Nanking (Iris Chang) / El uso de la violencia sexual como arma de guerra

Recientemente la editorial Capitán Swing ha publicado en español el libro de Iris Chang, La Violación de Nanking. El holocausto olvidado de la Segunda Guerra Mundial. El libro fue publicado en inglés por primera vez en 1997. Aprovechando que en diciembre de 2017 se celebra el 80 aniversario de las barbaridades cometidas por el ejército japonés en Nanking, por aquellas fechas capital de China, se ha editado dicho libro. La autora para documentar su investigación ha utilizado los testimonios de soldados japoneses, de civiles chinos y de numerosos occidentales que se negaron a abandonar la ciudad para crear una pequeña zona de seguridad que salvó a casi 200.000 chinos. Y es que con relativa frecuencia nos olvidamos de la historia. En diciembre de 1937, Japón invadió China. Durante más de dos meses las tropas japonesas torturaron, violaron y asesinaron sistemáticamente en Nanking a una cifra indeterminada de ciudadanos chinos que osciló entre 200,000 y 300,000 personas. La población extranjera residente en Nanking trató de construir una zona de seguridad para proteger al mayor número posible de ciudadanos chinos. Al frente del comité extranjero fue elegido el representante de Siemens  John Rabe (1882-1949), por su nacionalidad alemana y su afiliación al partido nazi. Dado que Alemania era aliada de Japón, se esperaba que pudiera interceder ante las autoridades japonesas. Nada más lejos de la realidad. Rabe y los diplomáticos extranjeros acogieron temporalmente a unas 250,000 personas en un área segura de apenas 4 km². Todo esto le valió el reconocimiento y el respeto de la población china para siempre. En febrero de 1938 Siemens le ordenó abandonar Nanking e intentó, ya instalado en Alemania, alertar infructuosamente sobre los crímenes de guerra japoneses: fue ignorado e incluso detenido, a pesar de su afiliación política. Murió pobre y sin ningún tipo de reconocimiento en 1949. En 1998 se publicaron los diarios de Rabe (denominado "el Oskar Schindler chino" o "el hombre bueno de Nankín") sobre la masacre de Nankín. Os recomiendo la película John Rabe (2009). Sobre la invasión y barbarie japonesa en China, Ciudad de vida y muerte (2009); reportaje aquí.

En la actualidad Japón sigue negando los hechos: aquí, aquí y aquí.

Asimismo os dejo este excelente y entretenido audio de Radio3 Hoy Empieza Todo con Marta Echevarría donde intervienen María Villellas (Escuela de la Cultura de la Paz, UAB; video aquí) y el fotógrafo Gervasio Sánchez (véase su blog Los Desastres de la Guerra y este documental sobre sus experiencias). Aproximadamente durante 30 minutos reflexionan sobre el uso de la violencia sexual como arma de guerra. Creo que deberíamos escucharlo muy despacio.

lunes, 9 de mayo de 2016

La Guerra Civil Española II: algunas recomendaciones


Original rtve
Tal como se comentaba en la entrada La Guerra Civil Española I realizar un repaso de toda la bibliografía existente sobre la Guerra Civil Española (GCE) es imposible. En esta entrada recomiendo en mi opinión los libros más destacables atendiendo a varios criterios. En primer lugar, he recopilado las memorias escritas por los personajes más representativos del periodo 1936-39 y no tanto de la II República (1931-36). Posteriormente dada la relevancia para la historiografía del papel desempeñado por Negrín he decidido diferenciar entre autores críticos y favorables con respecto a las decisiones tomadas por el político canario. Asimismo hay un apartado para la historiografía anarquista muy crítica con la figura de Negrín. Otro apartado ha sido el dedicado a la financiación y compra de armamento en la GCE y el papel de las reservas de oro. Como era esperable hay autores que no encajan exactamente en esas corrientes y tampoco se puede obviar el papel del exilio republicano en un contexto tan complicado como el que correspondía a la Guerra Fría, de ahí que exista un bloque específico. Por último, se ofrecen enlaces a material audiovisual abierto en la red.

Para empezar quiero dejar testimonio sobre tres de mis citas favoritas sobre la GCE realizadas por John Dos Passos, Manuel Chaves Nogales y Félix Gordon Ordás. Con ellas me identifico.

domingo, 8 de mayo de 2016

La Guerra Civil Española I: claves para entender un conflicto


Niños con juguetes de madera en plena Guerra Civil, rtve
Hace unas semanas mis estudiantes me preguntaron qué libros recomendaría sobre la Guerra Civil Española (a partir de ahora, GCE) (un resumen excelente sobre la GCE en el último libro de Kershaw, Descenso a los infiernos; menos de veinte  páginas en el capítulo titulado "La caldera española", pp. 407-22) sin caer –según sus propias palabras- en los tópicos de siempre, que cuenten lo que ocurrió realmente y que intenten ser objetivos y con el menor sustrato ideológico posible. En fin, todo un desafío (y casi una misión imposible) porque en función de mis recomendaciones seguro que se deriva algún tipo de posicionamiento político que puede gustar más o menos. Finalmente he decidido recoger el guante y publicar dos entradas. En esta primera, presentaré sucintamente las claves para entender la GCE; en la segunda entrada, recomendaré algunos de los libros y autores básicos sobre la GCE que son imprescindibles para comprender esta primera entrada.

sábado, 7 de mayo de 2016

Diez cosas que hago cuando viajo en un avión ya que soy… un economista


Original aquí
Estas son las 10 cosas que suelo realizar cuando viajo en un avión (atentos):
 
1. Paso de escuchar las instrucciones de seguridad debido a que “en el largo plazo, todos estaremos muertos”.
2. Dado que los economistas somos quienes mejor predecimos el pasado, seguramente conteste que “no existe tal cosa” ante cualquier pregunta y/o comentario que surja.
3. No pienso tener una conversación larga con el pasajero-(a) que viaja a mi lado ya que mis expectativas racionales sobre dicho pasajero no son muy elevadas. ¿Por qué? Si va en el asiento de en medio, muy “listo” no es.
4. No obstante, estaría dispuesto a cambiar mi asiento en el pasillo si entró en una “subasta competitiva” con el resto del pasaje.
5. Obviamente pongo mi codo en el brazo del avión porque el espacio tiene una “mayor utilidad marginal” para mí que para el pasajero de en medio. Si es una pasajera irá leyendo 50 Sombras de Grey o escuchando música (evidentemente no serán ni Bach ni Rachmaninoff) y si es un pasajero irá roncando o leyendo las aburridas noticias deportivas. Se cumplen mis expectativas racionales sobre el pasajero de en medio.
6. En un momento dado puedo dar un codazo en las costillas al pasajero que va sentado a mi lado. No pienso disculparme. Simplemente estoy tratando de estirarme en mi asiento para obtener un mejor rendimiento intelectual.
7. Cuando abro el compartimento superior del avión se me cae en la cabeza uno de los tomos de El Capital de Karl Marx…
8. Tranquilidad absoluta. Está perfectamente previsto ya que voy a utilizar el libro como un “eficiente” reposapiés.
9. Únicamente voy relajado cuando el avión llega a los 35.000 pies debido a que en esa situación ya estamos en un contexto de “equilibrio general”.
10. Normalmente me pasó todo el vuelo escribiendo letras griegas en un cuaderno. Esto podría significar que formó parte del equipo negociador del FMI camino a Atenas. Incorrecto. Estoy resolviendo ecuaciones.
11. Probablemente haga alguna otra cosa adicional ya que creo firmemente en el “razonamiento cuantitativo”.

Esto no pasaría de una broma sino fuera porque recientemente el profesor italiano Guido Menzio (Universidad de Pennsylvania) fue interrogado por unos agentes de policía antes de que despegase su vuelo con destino a Ontario. Este interrogatorio causó un retraso en el vuelo superior a las dos horas. ¿Por qué? Resulta que antes de que despegase el avión, la mujer que iba al lado del profesor italiano pasó una nota a uno de los tripulantes de cabina. En dicha nota indicaba que sospechaba sobre los garabatos que estaba escribiendo el profesor Menzio y sobre su acento. Cuando Menzio enseñó estos garabatos todo quedó aclarado e incluso resultó cómico: los signos que no lograba identificar la pasajera no eran más que letras griegas que se correspondían con distintos sistemas de ecuaciones. Finalmente el avión despegó sin más contratiempos. La mujer responsable del vuelo embarcó en otro avión. Ignorancia, xenofobia, miedo,… en fin, sobran las palabras. La noticia fue recogida en The Washington Post, video cómico aquí. Las diez cosas que haría si fuera economista es una traducción adaptada de The Economist.

jueves, 28 de abril de 2016

Preguntas habituales en una entrevista de trabajo

El periódico Expansión ha publicado un reportaje donde recoge las preguntas habituales en toda entrevista de trabajo. Son una secuencia de 14 preguntas que realmente no son sencillas de contestar. 
Los expertos recomiendan mantener una actitud neutral y amable, huyendo de tensiones. Al mismo tiempo si nos preguntan sobre los errores cometidos en anteriores empleos se debe hablar de ellos con claridad y explicando que se ha aprendido en dichas situaciones.
Ahí van las preguntas...
  1. ¿Qué significa para ti el trabajo?
  2. Destaca un logro profesional.
  3. Cuéntame lo último que hayas aprendido.
  4. ¿Qué puedes aportar a la empresa que no aporte otro candidato?
  5. ¿Por qué quieres trabajar en esta empresa?
  6. ¿Por qué tienes que ser el candidato seleccionado?
  7. ¿Por qué te interesa trabajar aquí?
  8. ¿Qué situaciones suelen sacarte de tus casillas?
  9. ¿Con qué tipo de compañeros te negarías a trabajar? ¿Cuáles te harían sombra?
  10. ¿Por qué ha finalizado tu relación laboral en la anterior empresa?
  11. ¿Cuáles son tus pretensiones económicas?
  12. ¿Cuál fue tu último fracaso y cómo lo superaste?
  13. ¿Por qué has decidido cambiar de trabajo?
  14. ¿Cuál es tu jefe ideal?
En este video hay 5 cosas que jamás deben hacerse en una entrevista de trabajo. Por cierto, el gag que sale es de los Monty Python y se titula Silly Job Interview

sábado, 23 de abril de 2016

23 de Abril: ¿a quién le importa la vieja Castilla?

Fotografía de Piedad Isla
Hace unos meses el escritor leonés Julio Llamazares (más información sobre el autor aquí, aquí y aquí) presentó (aquí y aquí) en su provincia natal una reedición del libro de Avelino Hernández, Donde la vieja Castilla se acaba: Soria. Muy recomendable. A continuación copio y pego lo que publicó Julio Llamazares en El País (el subrayado en negrita es mío) sobre el libro y sobre Castilla.

(...)

Se trata de un libro que, tras su apariencia de guía para viajeros por Soria, esa provincia olvidada por los españoles, cuyo conocimiento general de ella se limita a la historia de Numancia (aquí y aquí), esconde una honda reflexión sobre el destino de una región, Castilla, que languidece entre la indiferencia general tras siglos de decadencia y de incuria y después de ver desaparecer incluso su nombre tras su desmembramiento y despojo autonómico, en el que vio cómo la dividían en dos, le añadían otro territorio histórico: el antiguo Reino de León, igualmente decadente y olvidado, y le arrancaban sus tres provincias más ricas, ésas que deberían tirar de ella hacia la prosperidad: Santander, Logroño y Madrid. La reflexión de Avelino Hernández, literariamente a la altura de sus maestros, Machado al frente de ellos, y conceptualmente desesperanzada como correspondía a alguien que ya veía en aquel momento, principios de los ochenta del siglo XX, años de la movida y de la posmodernidad españolas, el derrotero por el que se precipitaba una antaño región pudiente y dominadora, imperialista y rica gracias a sus conquistas en otras tierras, que no por sus riquezas naturales, que, tras siglos de progresivo declive económico y moral, veía cómo sus gentes la abandonaban en masa y sus antiguas glorias y construcciones (catedrales, castillos y palacios) se caían a pedazos sin que nadie atendiera a su ruina ni lamentara su irreversibilidad. Sólo Avelino Hernández y algunos otros alzaron la voz en aquel momento para denunciar lo que estaba sucediendo ya en su tierra sin que nadie les hiciera el menor caso: al revés: acusándolos de noventayochistas y conservadores, calificativos que aún usan hoy en la periferia muchas personas desconocedoras de la verdadera realidad de una región a la que siguen estigmatizando de imperialista y depredadora como si el tiempo no hubiera pasado por España y culpándola de sus problemas, ignorando que Castilla hoy ya no pinta nada en el concierto político nacional, convertidas sus ciudades, salvo excepciones, en monumentos para turistas y sus antiguas villas y poblaciones llenas de historia en geriátricos en los que solitarios ancianos sostienen con sus hombros la ruina de una tierra que, como anunció en su día Avelino Hernández, se acaba sin remisión. Porque, aunque les extrañe saberlo a los nacionalistas periféricos, la región que más sufre el centralismo de Madrid, y la que más carencias tiene, es Castilla, no las suyas.

Aunque hay muchos más, imprescindibles en este día de Castilla y León y del día del libro

Antonio Machado: Campos de Castilla
Azorín: Castilla
Carmen Martín Gaite: Usos amorosos del dieciocho en España (todos sus libros aquí)
Gustavo Martín Garzo: La Soñadora (artículos aquí)
Miguel de Unamuno: Abel Sánchez, una historia de pasión (la envidia es mil veces más terrible que el hambre; según Unamuno la envidia, el odio y la intolerancia eran (?¿ son) los vicios nacionales)

miércoles, 23 de marzo de 2016

¿Es posible terminar con el terrorismo yihadista? Algunas reflexiones

Tras el nuevo ataque terrorista (aquí y aquí) del ISIS en Bruselas -capital de la Unión Europea y de la OTAN- conviene matizar varias cosas (recomiendo consultar previamente la base de datos Global Terrorism Database).

1. El mundo musulmán está inmerso en una guerra fría cuyos epicentros son Arabia Saudí e Irán. En algunos lugares -Siria, Irak o Yemen, por ejemplo- esta guerra fría se ha convertido en una auténtica guerra civil. Paralelamente el mundo musulmán se debate entre la tradición y la modernidad: las tensiones entre laicos y religiosos son evidentes en Turquía, Túnez y Egipto; en Irán se entremezclan elementos propios de una teocracia islámica moderna con otros democráticos; en Arabia Saudí las mujeres pudieron votar por primera vez en diciembre de 2015. Son solo unos ejemplos. En cualquier caso, deben ser los propios musulmanes quienes apuesten por reformar su sociedad y hacerla más democrática. Desde Occidente se debe colaborar en todas las iniciativas de países musulmanes que busquen llegar a regímenes más democráticos e igualmente se debe apoyar a las comunidades musulmanes de cada país europeo. Pero al mismo tiempo, estas comunidades deben preguntarse por qué las comunidades asiáticas, latinas y africanas prosperan más y se integran mejor que las musulmanas (aquí, aquí y aquí).